La silla de bordar

La mayoría de las niñas de mi pueblo hemos pasado las tardes de verano aprendiendo a bordar en casa de María.  A día de hoy aun sigue enseñando con esa paciencia y ese buen gusto que tiene.

El primer día nos llevábamos la silla y ya la dejábamos en su casa  hasta que terminaba el verano .  Reme no podía ser menos y su madre le compró la silla  y le escribió el nombre en un lateral para poder reconocerla. La pobre silla estaba guardada en un rincón  y mi sobrina la trajo para ver que le podiamos hacer para darle una nueva vida.

IMG_20140710_104328

Cuando fuimos a  darle un nuevo aire nos dio pena ocultar el nombre , por lo que decidimos no pintar los  laterales, la tratamos de la carcoma unas pasaditas de lija con cuidado de conservar el escrito…

.˜

Elegimos la pintura acorde con la habitación.

IMG_20140826_140543

y le quisimos dar  un aire shabby.

˜ Y aqui ya en su lugar disfrutando de su nuevo alojamiento en la habitación de Fátima y volviendo a ser útil .

IMG-20141004-WA0000

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s